#BMami

#LOVECHLOÉ. GESTIÓN DE EMOCIONES EN LOS NIÑOS

Desde que soy madre, leo y asisto a charlas sobre temas en los que antes no me hubiera ni fijado. Sí es cierto que soy una persona muy emocional y que siempre me ha interesado la parte psicológica del ser humano, pero el año pasado, tras asistir a una reunión en la guarde de Chloé, tuve claro que los peques son mucho más emocionales de lo que pensamos pero que al no tener facilidad de lenguaje, gestionar sus emociones y sentimientos es mucho más complejo en la infancia.

Normalmente, lo que nos sale por instinto, sobre todo a las madres, cierto, es protegerles de todo aquello que les puede hacer mal. Por ejemplo, me resistía a llevar a Chloé a natación con el resto de los niños de su clase por si lloraba y lo pasaba mal. Yo no iba a estar a su lado para calmarla… y me asaltaban un montón de y si… y si… y si… Me costó decidirme (va tan contenta desde el primer día!) pero al final tras un mes de dudas, y con el apoyo de Sergio, que sí estaba decidido desde el principio, tomamos la decisión de que fuera a aprender a nadar, que es tan importante.

Como os digo, leyendo artículos y libros, he comprendido que, es necesario ayudar a nuestros hijos a enfrentar obstáculos por ellos mismos, para que así sepan que pueden ellos solos superarlos. Cada vez que nuestro peque se enfrenta a una de las dificultades del día a día, se fortalece su carácter y su seguridad.

Normalmente nadie nos enseña a gestionar las emociones. Yo no gestiono bien ni el miedo, ni la tristeza… Y me ha costado mucho ser un apersona segura. Probablemente en mi infancia y juventud surgieron circunstancia en las que no pude aprender a gestionar esas emociones y es algo que he ido arrastrando. Una especie de lastre… 

Leía hace poco que la mejor manera de enseñar a nuestros hijos en este camino, el emocional, es teniendo nosotros una buena gestión de nuestros sentimientos ya que ellos aprenden imitándonos. Pero qué difícil, verdad?

Hay muchos estudios que afirman que desde aproximadamente los dos años y medio se empieza a desarrollar la llamada inteligencia emocional. Es decir, “la capacidad que tenemos para apreciar y expresar de manera justa las emociones propias y las de otros, y para emplear la sensibilidad a fin de motivarse, planificar y realizar de manera cabal la propia vida” (wikipedia).

Para mi misma, y por eso lo comparto aquí, he investigado qué podemos hacer los padres para ayudar a nuestros peques en ese crecimiento. Es súper importante enseñarles a conectar con sus emociones y entenderlas. Si llora porqué lo hace, si se enfada el motivo, si siente miedo…. También es importante preguntarles por su estado de ánimo. Ellos también lo tienen. Habéis visto la peli Inside Out, Del Revés en español?, pues acordaros de ella…

También es muy importante comprender nosotros los primeros, para enseñarles a ellos, que no existen emociones buenas o malas; simplemente algunas emociones como la rabia o la tristeza son incómodas, pero a veces necesarias. Debemos inculcar a nuestros hijos que debemos permitirnos sentir y aceptar cada una de ellas, y que no es bueno o malo. No poner etiquetas ni prejuicios, que ellos, lo más pequeños, no tienen, no así los adultos, porque todas las emociones son necesarias.

Podemos ayudarles con sus miedos, independientemente de que nos parezcan más o menos importantes. Hay que darles importancia y cuando los sientan, hablarles con tranquilidad de porqué y hacia qué los sienten, buscar soluciones juntos para que deje de sentirlos, alternativas para superarlos… No hay que intentar buscar las soluciones sin ellos, ya que los miedos son suyos y por tanto las respuestas están en su interior… Aun recuerdo con claridad mis miedos infantiles y mis terrores nocturnos…. Y han pasado tantos años! Es curioso verdad? En mi caso, esa ayuda me habría venido genial jajaja. De hecho, mis temores actuales, no suelen ser a cosas reales, sino más bien emocionales… No sé si me explico…. Más que a cosas concretas, suele ser a lo que las cosas me hacen sentir… Es complicado jajaja

Los enfados, tan frecuentes en ellos, también son un buen momento para practicar su inteligencia emocional. Soy la primera que sé lo difícil que es hablar con ellos en ese momento y hacerles entender; pero cuando están tranquilos, podemos preguntarles sobre el motivo de su comportamiento…

Al final se trata de hacer de ellos personas empáticas, con lo que conlleva de bueno y positivo en las relaciones humanas de futuro. Y también de hacerles crecer en autoestima y seguridad. 

Espero que el post de hoy os haya parecido interesante y podáis aportar en comentarios vuestras opiniones y experiencias para que entre todas y todos aprendamos mucho más. Un beso enorme y como siempre, gracias por estar ahi!

Foto: Sergio Espinosa

 

 

23 comentarios en “#LOVECHLOÉ. GESTIÓN DE EMOCIONES EN LOS NIÑOS

  1. La verdad que es súper complicado, y hasta que no tienes en tus brazos a esa personita, no empiezan a aflorar gran cantidad de miedos y sentimientos que no sabías ni que tenías, jeje.
    Besos.

    Gemeladas

  2. Es un tema complicado …Yo tengo un niño de dos años y medio, y como también me interesan mucho estos temas le leo el libro el monstruo de colores que explica las emociones y lo va entendiendo y poniendo caras de contento, enfadado… lo recomiendo!😘

  3. Bárbara yo creo que a veces es necesario dejar que los niños se enfrenten a sus miedos, es bueno documentarse sobre el tema y explicarles las cosas…pero a medida que van creciendo es más dificil mostrarles el camino, por eso creo q es bueno que tengan rabietas…miedos e inseguridades…forma parte de nuestra vida, me encanta tu post y creo que a las mamás primerizas les encantará tener una visión diferente, yo como mamá de dos niñas de cuatro y dos años cada día veo más complicado esto de la maternidad, sobretodo pq cada artículo que leo te cuenta una forma diferente de resolver un problema…sigue así!!me parece que tu hija va a estar muy orgullosa de ti el día de mañana!como tu lo estarás de tus padres..
    que por cierto!!desde mi punto de vista son geniales!!y ya sabes…os conozco de toda la vida!un besazo

    1. Carol!! Qué alegría tenerte por aquí! Efectivamente cuánto más lees, más te da la impresión de no saber nada… es terrible jajaja Enhorabuena por tus dos peques. A ver si un día las veo en persona. Mucho besos y gracias por tus preciosas palabras

  4. Claudia empieza ahora a mostrar lo que quiere, lo que le gusta, lo que le interesa, y a veces tengo que decirle que no se puede. Me duele limpiarle las lágrimas, pero luego cuando se le pasa me pongo a hablar con ella y nos abrazamos. Es pequeña y ahora no lo entiende, pero todo en un futuro dará su fruto. Gracias por el post de hoy. 😘

  5. Me parece un post súper interesante, si ya es difícil cuando son pequeños, yo que tengo dos adolescentes en casa no te quiero contar los recursos emocionales que me faltan.
    No te imaginas cómo cambian y dejan de contarte sus cosas y tú piensas ¿quién eres y que has hecho con mi hijo/a?

  6. Hola guapa! Muy interesante el post. Yo también he acudido a charlas sobre la Inteligencia Emocional y estoy contenta porque me han ayudado mucho. Los padres hacemos lo que pensamos que es mejor para ellos pero a veces es bueno escuchar a profesionales que te dan otras herramientas para gestionar mejor la educación de los hijos y/o comprender que les pasa.
    Nadie tiene la varita mágica pero en mi opinión (y en mi caso) las charlas y talleres ayudan.

    Un saludo guapísima.
    Silvia Lancharro Serrano

  7. Hola Bárbara. Me ha encantado el post! No sé si lo conocerás, pero a mi me resulta muy interesante para éste tema el libro EL EMOCIONARIO. Describe todas las emociones y hay un millon de formas para podrer trabajarlas con los peques!
    Un besin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *